Ministro De Mí Mismo

↑’Minister Of Myself’ por Manu Pombrol, Agosto 2010.

Sin tonterías. Hay un país delimitado por mi piel que termina allí donde yo puedo sentir con mis dedos. Dentro de esa frontera soy yo el que dicta las normas; el que dice cuándo se hace algo o se deja de hacer; el que asume las responsabilidades y recorta los gastos, o sencillamente tira la casa por la ventana.

En mi país yo no dimito nunca porque siempre premio un error con una segunda oportunidad, con la condición de no aprender absolutamente nada de los fracasos. En mi pequeña y lenta administración interior manda tanto un capricho pequeño como uno grande, porque nunca se sabe cuál de los dos me pedirá cuentas mañana.

Me reúno a menudo conmigo mismo y me río de los objetivos a largo plazo, de la productividad y del protocolo: la corbata es una actitud, no una prenda. Así llevo gobernando ya 34 años, y a veces mi conciencia me abuchea desde la oposición: no entiende que llegará un día en que las cuentas de la vida se desvanecerán y nada de lo hecho o dicho importará lo más mínimo.

Anuncios